miércoles, 4 de mayo de 2016

Kilómetro cero

Tengo miedo,
y por primera vez en toda una vida
lo digo gritando y mirándole a los ojos a la cobardía.
Esperando levantarme una mañana 
y tener los cojones 
de subirme a ese tren sin romperme a llorar, 
sin temblar al dejar el pasado atrás,
al presenciar como todo lo que fui
se queda en el andén.

Probablemente niegue el dolor, 
probablemente esconda 
cada herida nacida de la pena 
y nunca acepte lo que para mí será esa despedida.  

Pero seguiré luchando 
porque a esta vida, 
como mil veces me repetisteis,
hemos venido a ganar; 
porque desde pequeña 
me enseñasteis a correr 
mientras todos los demás caminaban.

El tren llegará a la estación
y sólo entonces,
no podremos prometernos más 
que un billete de vuelta 
antes de que el mundo desaparezca.







10 comentarios:

  1. Tantas veces ganar también supone perder, y ese dilema no es sencillo de resolver cuando se ha de renunciar a lo que has querido siempre.

    Dulces besos Naty.

    ResponderEliminar
  2. Creo que aunque me ha gustado, no coincido tanto con la idea.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Hola!
    Me ha encantado este relato, se me ha metido como debajo de la piel y me erizo.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Sentí sino exactamente lo mismo hace un año, algo muy parecido, me trajo... Que recuerdos! Lagrimas! Ese miedo... es inexplicable.

    Nada malo viene eso si... te lo aseguro, por si te sirve.

    ResponderEliminar
  5. Bella y vivida poesía. La vida es un viaje donde el miedo esta presente. Creemos en algunos momentos que somos fuertes, pero un viento fuerte nos cambia la dirección y temor nace y se apodera de nosotros.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  6. Dicen que hay trenes que no vuelven a pasar...y es verdad, pero también hay aviones, barcos, coches, motos, bicis...Cuando una puerta se cierra quedan mil ventanas para salir.

    La clave es perder el miedo al salto, cerrar los ojos y a por todas.

    ¡¡Salud!!

    ResponderEliminar
  7. El miedo es uno de los compañeros de viaje de la vida... Eso es indudable...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Me gusta tu poema, me transmite madurez de pensamiento y de sentimiento...

    El miedo es de esas cosas que sirve para beneficiarnos y para perjudicarnos... se trata de cómo lo gestionemos y cómo nos afecta frente a las decisiones que tenemos que tomar... sin el miedo los peligros nos alacanzarían de continuo... pero un miedo paralizante te hace presa del enemigo (o no te deja huir o no te deja luchar según criterio)...

    Yo también tengo miedo a muchas cosas, y a veces, cuando miro hacia adelante, también me acojona la incertidumbre... pero la vida es caminar por el filo de la navaja de continuo, adquiriendo habilidades para no cortarse y para no resbalar y caer al vacío (o en el vacío interior, que es el peor de los vacíos)...

    "Llevo conmigo las heridas de todas las batallas que he evitado" dijo Pessoa... tal vez se trate de eso, de no tener que arrepentirnos de no haberlo intentado...

    Un amigo mío decía esta frase que a mí me hacía mucha gracia: "me llamarán cobarde pero no mal corredor"... supongo que la experiencia que vamos adquiriendo nos enseña cuando debemos huir y cuando luchar...

    La vida nos somete a innumerables partidas e innumera bles llegadas... desarraigo e incertidumbre se van entrelazando hasta que encontramos la ubicación correcta en nosotros mismos...

    Me gustó tu poema...

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Me encantan estas palabras, me gusta que a pesar de un conflicto o problema al final triunfe la autosuperación.
    Excelente!
    Besos

    ResponderEliminar

Visita

Popular Posts

Colaboro en:

Blog Archive

Seguidores

Copyright © El abismo del poeta sin corazón | Powered by Blogger
Design by Blog Oh! Blog | Blogger Theme by NewBloggerThemes.com