domingo, 17 de abril de 2016

Cadena perpeuta

"Que la vida es mía 
y no podéis tocarla"
-Ayax y Prok-

Nos hicieron infelices y a su medida, 
prisioneros de nuestras propias ideas, 
títeres de un mundo sin sentido.

Nos hacían creer que podríamos llegar
a cualquier parte del mundo
pero ahí estaban ellos
siempre un paso por delante,
construyendo un muro,
estableciendo un límite.

Desde cuándo les hemos dado permiso para controlarnos, 
por qué nos hablan como si no tuviéramos ni puta idea 
cuando son ellos quienes no conocen el mundo. 

Permitidme que me deshaga de todo
lo que me ata a vuestras manos, 
que la vida es mía y no podéis tocarla. 

Nos vemos a las puertas del infierno, 
donde los buenos buscan la venganza
en los ojos de quienes les arrebataron el aliento
y los malos arden entre gritos de arrepentimiento.



14 comentarios:

  1. Siempre hay que luchar contra aquello impuesto y que nos priva de construir nuestro propio camino. Interesante entrada como siempre Naty.

    Dulces besos y dulce semana.

    ResponderEliminar
  2. Las cadenas hay que romperlas y cada uno ser como desee por que en la diversidad esta la verdadera esencia de todo.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Las cadenas hay que romperlas y cada uno ser como desee por que en la diversidad esta la verdadera esencia de todo.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. La libertad es uno de nuestros bienes mas preciados, y hay que saber conquistarla y vivirla

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Increíble, me ha gustado mucho. Me encanta como escribis :)
    Un beso grande!

    ResponderEliminar
  6. Pero yo creo que si es posible liberarse de esas cadenas
    besos

    ResponderEliminar
  7. La muerte nos devuelve el sentido que la venganza nunca podrá complacer...

    ResponderEliminar
  8. ESTO SÍ ESTO NO...



    Nací inocente
    con cualidades.

    Marcaban mi camino
    qué hacer, qué pensar.

    Soy mayor de edad pero
    dependo de mis padres.

    Ellos marcan mi camino
    yo no puedo elegir.

    Por mi bién sacrificaron
    hasta hacerme
    un enfermo,
    siempre por mi bién...

    ResponderEliminar
  9. Aún y a mi edad, admirada Natalia, me sumo a tu deseo. Estuve en sus manos casi toda mi vida. Unos eran de un color y poder distinto a los del día anterior, a los del día siguiente . Pero también llegó mi hora, me sumo a tu proclama ... "Permitidme que me deshaga de todo
    lo que me ata a vuestras manos" ¡¡¡Malditos!!!
    Un abrazo y feliz martes y, ah, no dejes de escribir nunca

    ResponderEliminar
  10. Esperemos no tener que esperar a que lleguen al infierno, un abrazo Natalia.

    ResponderEliminar
  11. Wwwwwoooowwww, y qué nos queda si nos corta n las alas y la posibilidad de decidir. O de equivocarnos? En definitiva, de aprender?

    Besos

    ResponderEliminar
  12. ¡Hola! Me encantó lo que has escrito, muy muy bello.
    Un saludos, te sigo, tienes un blog precioso, nos leemos pronto :)

    ResponderEliminar
  13. Creo que la reflexión que haces en tu poema es muy acertada y estoy de acuerdo con ella... aún no hemos salido de la carverna... y a quienes se han percatado de que la verdad no está en la oscuridad sino en la luz, siempre querrán (esos controladores a los que te refieres) taparles los ojos... pero en honor a Prometeo deberán seguir intentándolo...

    Abrazo.

    ResponderEliminar

Visita

Popular Posts

Colaboro en:

Blog Archive

Seguidores

Copyright © El abismo del poeta sin corazón | Powered by Blogger
Design by Blog Oh! Blog | Blogger Theme by NewBloggerThemes.com