sábado, 17 de octubre de 2015

Desvestirse de libertad

Tantas veces rozamos el suelo, tantas otras caímos, que tenemos miedo a volar.
La valentía sirve poco cuando hemos estado más en la tierra que en el cielo.
Cuando eramos ingenuos, cuando no sabíamos lo que era quedarse sin fuerzas para seguir el vuelo, lo hacíamos, y el único motivo por el que lo lográbamos era porque no sabíamos que había una mínima posibilidad de que algo saliera mal. Bendita infancia, que nos hacía invencibles y felices. Pero con los años se nos fueron cansando las alas, la diversión pasó a ser un hábito y ya no suponía ninguna emoción volver a tocar el cielo.

Ahora que tenemos dañadas, quemadas y destrozadas las alas nos conformamos con andar, nos hemos obligado a olvidar la sensación que nos daba sentirnos libres.


13 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Buenos días preciosa!
      Muchas gracias por tu comentario, me alegro que te guste.
      Un beso enorme.

      Eliminar
  2. Hola, quería decirte que me ha encantado la entrada y, también, que te he nominado al premio Best Blog, sé que esto de las cadenas resulta pesado a veces y no estás obligada a seguirla, pero te aseguro que te divertirás haciéndola, por lo menos a mi me ha servido para pasar el rato entretenida.
    Aquí está la entrada por si en algún momento de aburrimiento quieres pasarte http://sentimientosypapel.blogspot.com.es/2015/10/premio-best-blog.html
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes Lore, me alegro muchísimo que te haya gustado la entrada.
      Y mil gracias por la nominación, te he puesto un comentario en tu blog. No te preocupes, son preguntas muy dinámicas, está genial.

      Un beso enorme!!

      Eliminar
  3. Los años merman muchas cosas y mantener la capacidad de asombro y ganas de soñar no es sencillo en la vida, pero si se logra se tiene un tesoro.

    Besos dulces y buen finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, en la complejidad está el secreto. No es igual de satisfactorio vencer algo fácil a algo complejo. Gracias por tu comentario.
      Un abrazo!

      Eliminar
  4. Hola, es precioso . Me ha gustado la parte de : "Cuando eramos ingenuos, cuando no sabíamos lo que era quedarse sin fuerzas para seguir el vuelo, lo hacíamos, y el único motivo por el que lo lográbamos era porque no sabíamos que había una mínima posibilidad de que algo saliera mal."
    Es muy cierta , cuando nuestros corazones era ingenuos no nos daba miedo perseguir nuestros sueños , ni existía en ellos la palabra "fracaso". Yo creo que el fracaso nos lo inventamos nosotros mismos, porque si las cosas no salen como queremos no es el fin del mundo, es el nacimiento de una nueva oportunidad, de una nueva ilusión por intentarlo otra vez.
    Un besito

    ResponderEliminar
  5. Buenas noches cielo.
    Desde luego que si, en el miedo está el fracaso, y es que es más, no hay un único camino para el éxito, sino que hay muchas maneras de llegar a él, y el hecho de que no salga bien una vez, no significa que el siguiente intento vaya a ser fallido.
    La vida no tendría sentido sino fuera por los sueños.
    Gracias por dejar tu opinión, Un beso enorme!

    ResponderEliminar
  6. Una entrada muy llena de verdades.
    Me encanta leer cosas así, de verdad, sigue escribiendo
    un besito


    www.humanfilters.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas noches Mariola,
      te agradezco mucho tu comentario y me alegra saber que te ha encantado.
      Nos leemos pronto, artista.
      Un abrazo enorme

      Eliminar
  7. Me gusta tu nueva entrada. Otro estilo, otro enfoque pero me parece muy interesante el fondo.
    A veces he pensado que ignorar ciertas cosas puede ser beneficioso aunque resulte contradictorio.

    Y como siempre decirte que eres una artista, que estoy enganchado a leerte y que sigo teniendo un hueco en mi estantería.
    Mil besos

    Noodles @calleversato

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas noches, artista.
      Un placer como siempre leer tus palabras en el blog, ha sido un cambio, yo diría tan radical como inesperado, la poesía me tenía tan absorbida que no di cabida a otro tipo de literatura.

      Mil gracias de verdad, un apoyo como tú para alguien como yo es muy importante y más ahora.
      Guardame ese hueco porque prometo llenarlo con un poquito de mí dentro de poco.

      Nos seguimos leyendo muy pronto.

      Eliminar
    2. Razones hay en lo que comentas… pero no del todo. Cierto que no todos somos iguales ni enfrentamos las mismas situaciones en la vida. Las mismas, porque creo que en intensidad sí lo son. Por lo menos viéndolo tras un largo periodo de años.

      Miedo a volar es una expresión cierta. Pero también puede verse como “prudencia” o “esto ya no está en mi vida”.

      En lo de que la diversión pasó a ser un hábito debo darte la razón. Sino hábito por lo menos ha mermado algo. Y es que el tiempo de las aventuras va amainando… ¡Cómo sino! Hoy, reconociendo el valor de experiencias de antaño, ni “puedo” ni quiero… Menudo gallinero montaría si me atreviese a ello. Que como digo no lo deseo.

      Dicho lo anterior reconozco que no cambiaría un solo momento de hoy, tampoco se puede, por nada de un ayer que no existe. Y sí, me levanto cada día con todo un mundo de aventuras por vivir. Se llama el día a día. Sea cual sea éste!

      Un abrazo Natalia.

      Eliminar

Visita

Popular Posts

Colaboro en:

Blog Archive

Seguidores

Copyright © El abismo del poeta sin corazón | Powered by Blogger
Design by Blog Oh! Blog | Blogger Theme by NewBloggerThemes.com