jueves, 28 de mayo de 2015

Ni vencedor ni vencido, luchador

Y cuando nos creímos invencibles, capaces de afrontar cualquier tipo de dolor nacido para destruirnos, nos venció, esa bala nos convirtió en vencidos.
Cualquier tipo de amor lleva con él el sentimiento más grande, pero que sea el más grande es directamente proporcional al dolor que provoca. Porque amar significa quitarnos la coraza ante quien nos ama y amamos, es no tener ningún reparo ni justificación ante esa persona.


Es jugar a una partida de dos, en el que conocemos nuestras cartas, pero el juego está sujeto a estrategias, estamos arriesgándonos a que nuestro compañero tenga más que nosotros, y tener más que nosotros, en esta ocasión, es tener la oportunidad de arrebatarte el corazón, y dejarte sin nada. Y en ese caso, si por cualquier casual consiguieran arrasar con todos nuestros propósitos y vencieran, deberíamos de volver a reconstruir lo que un día nos arrebataron, y comprender que nuestro mayor castigo es vivir con las heridas de esa guerra.


Pero todo el mundo sabe que no se puede estar sangrando, ni en el recuerdo permanente de algo que fue todo y acabó en nada, por eso, llegará el día en el que tengamos que empezar de nuevo.
Esta vez no será igual, quizás por el jugador, pero eso no depende de nosotros; en este caso será diferente porque contaremos con una herida más de guerra, la que se ha convertido en cicatriz, esa que ha escrito nuestra historia.

Entonces comprenderás al verte cara a cara con tu compañero que ya nada es igual, que el recuerdo vuelve mientras tú intentas reprimir un sentimiento que quiere encadenarte al pasado que te marcó, pero lucharás contra esa emoción, vivirás para volver a revivir, y matarás los recuerdos al igual que un día mataron tu corazón. Conseguirás arrancar de ti todo escepticismo sobre el no poder volver a creer. Y creerás, porque no te queda otra, porque será tu "ahora o nunca". Lo volverás a dar todo, esta vez sabiendo lo que puede ser, lucharás por cambiar ese último "lo que pudo haber sido y nunca será" que se quedó como epitafio donde hace tiempo enterraste tus esperanzas.


12 comentarios:

  1. Esa es la lucha constante o el juego constante en el amor, aunque no debiera ser una tortura cuando uno tiene claro cuánto vale.

    Besos dulces y dulce fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Llevas toda la razón, hoy en día se ve de una manera más natural el sufrir por un amor que no hacerlo.

      Mil gracias por tu comentario y tu tiempo. Un abrazo

      Eliminar
  2. Que bonito y cuanta razón! El amor es un juego en el que lo único que se aposta es el corazón... Un beso enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, me alegra muchísimo que te haya gustado. El corazón es el único que sale perdiendo en esta partida. Un abrazo preciosa

      Eliminar
  3. Es muy cierto. Triste y alentador a la vez, porque uno siente que es el único en el mundo al que le está ocurriendo, que la experiencia hermosa y aterradora que ha tenido será la última en su vida. Pero habrá otras, distintas y tal vez más intensas. Nunca dejamos de jugar.
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el único caso que no puede haber una amistad donde hubo una relación es cuando aún queda esperanza. Pero todas las heridas cicatrizan. Gracias por comentar y leerme, me ha encantado tu comentario. Nos seguimos leyendo:)

      Eliminar
  4. ¡Hola! Hoy vengo a avisarte que te he nominado a los premios Parabatais, aquí te dejo el enlace: http://labibliotecadeunangel.blogspot.com.es/2015/05/premios-parabatais.html

    ¡Espero que te guste, un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas tardes, muchísimas gracias por nominarme estaré encantada de hacerlo en cuanto tenga un hueco. Un abrazo enorme

      Eliminar
  5. Muy hermoso texto, muy directo con lo que quiere decir. El amor, ese juego al que nunca se sabe si ganaremos, aunque tengamos todos los ases en la mano...

    ¡Te sigo!

    Besos de tinta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha encantado tu comentario.
      A pesar de que jamás sabremos de si ganaremos, arriesgarse siempre es la mejor opción.
      Un abrazo enorme

      Eliminar
  6. Me ha encantado, me quedo por aquí besos ♥♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una alegría tenerte por aquí, bienvenido ☺️

      Eliminar

Visita

Popular Posts

Colaboro en:

Blog Archive

Seguidores

Copyright © El abismo del poeta sin corazón | Powered by Blogger
Design by Blog Oh! Blog | Blogger Theme by NewBloggerThemes.com