lunes, 29 de octubre de 2012

Placeres.

Será por eso que nadie quiere morirse,porque al final de la vida contemplar la salida del sol un día más tiene que ser un placer tan fuerte como el que te proporcionó el primer beso de aquella chica.Llega un momento en que los mortales se agarran como pueden a cada amanecer.Aquellos labios que sabían a fruta todavía un poco ácida serán sustituidos cada mañana por la nueva luz que llega hasta tu cama.Tal vez aspirar el perfume de una rosa con el tiempo sustituirá a aquel instante en que tu novia consntió en sentarse contigo por primera vez en la última fila del cine. Pudiste creer que no había en el mundi nada más excitante que aqel deseo en la oscuridad pero de pronto descubres que ahora lo cambiarías por una buena ensalada.Si se trata de vivir peligrosamente dime quién arriesga más,el joven escalando el Everest o el viejo sentado en un sillón de orejas;a cuál de los dosle ronda más cerca la muerte.Sin duda la muerte le sopla al viejo en la nuca su hálito de nieve fórzandole a batir diariamente el récord de vivir lo más pegado posible a la eternidad. No hay deporte más duro que estos últimos cien metros lisos.Cada edad tiene sus naipes que jugar puesto que la vida no es sino una forma de ir sustituyendo unos placeres por otros,la carne de novia por la de novillo,el levantamiento de pesas por la lectura de unos versos de Eliot,sin que la gloria se quiebre.Entre todos los placeres tal vez uno muy grande sea el de llegar a la suprema sabiduría de no entender ya nada de lo que pasa. Ese estado de gracia es otra forma de naturaleza.Frente a la estupidez humana,una sonrisa irónica;Frente a la catástrofe planetaria,una leve mirada al cielo sin pedir explicaciones:Frente a la injusticia o el crimen más execrable,el gesto impasible de la inpcencia.Cada mañana la luz del sol establece en la ventana una asa donde agarrarse.Hoy mismo un adolescente acaba de descubir por internet el primer sexo cibernético,un joven que practica deporte de riesgo se ha tirado con un ala delta por un acantilado,un especulador en bolsa ha ganado 100 millones en un hora,un señor maduro ha navegado en brazos de su nueva amante,una profesora se ha enamorado se su nuevo alumno,un viejo ha sentido el aroma de un café al despertar y viendo el sol de la primavera en la ventana se ha llevado la alegre sorpresa de no haber muerto.Nadie sabe cuál de estos placeres es el más fuerte.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Visita

Popular Posts

Colaboro en:

Blog Archive

Seguidores

Copyright © El abismo del poeta sin corazón | Powered by Blogger
Design by Blog Oh! Blog | Blogger Theme by NewBloggerThemes.com